La bandeja de entrada con pestañas de Gmail funciona en base a reglas y algoritmos que se actualizan constantemente. Lo factores más relevantes que Gmail tiene en cuenta son: los datos relacionados al remitente, el contenido de los correos y la actividad de los suscriptores con las campañas. También hay que tener en cuenta que las pestañas no son obligatorias, si no que el usuario decide si las utiliza o no. 

Entonces, ¿hay forma de evitar que las campañas entren en la pestaña de promociones? 

La realidad es que no hay una fórmula para esquivar esta clasificación, pero hay buenas prácticas y consejos para los suscriptores que pueden mejorar las probabilidades de que esto suceda. 

Igualmente, lo que deberíamos aclarar en primer lugar es si las pestañas implementadas por Gmail tienen realmente un efecto negativo sobre las aperturas o si lo que hacen es mejorar la clasificación y el efecto de las campañas. 

Return Path, la principal compañía sobre análisis de datos de correos electrónicos, realizó un estudio sobre los efectos de las pestañas en el comportamiento de los usuarios de Gmail. La actividad de los tres millones de usuarios analizados arrojó los siguientes resultados: 

  • Mejoró la distribución de los emails
  • Bajó la llegada a SPAM en los rubros con mayor tráfico
  • También bajaron las denuncias por SPAM
  • En la mayoría de los rubros, las aperturas se mantuvieron prácticamente iguales. Hubo incluso algunos aumentos. 

El mismo estudio destaca que, contrario a lo que se intuía, casi la mitad de los usuarios que deciden usar las pestañas lo hacen para filtrar los mensajes y poder acceder más rápidamente a aquellos que les interesan.

Ahora, ¿qué se puede hacer para aumentar las posibilidades de que Gmail entregue tu campaña a la bandeja de entrada? Aquí te dejamos algunas recomendaciones: 

. Registros SPF y DKIM: Sirven para autenticar tu remitente, lo cual se traduce en mayor seguridad. Ver más.

. Busca un equilibrio entre texto e imagen: tu email no debería contener únicamente una imagen. El equilibrio está en utilizar únicamente lo que te permita ilustrar el contenido del email y no llenarlo de imágenes porque es más atractivo visualmente.

. Palabras clave: “Promociones”, “Descuentos” y muchas otras palabras están directamente relacionadas a determinado tipo de campañas. Evita usarlas si lo que buscas es llegar a la bandeja de entrada.  

. Utiliza nombres propios en el remitente: Hay mucha diferencia entre un email enviado por “Administración” y uno enviado por “Juan”. Puedes usar distintos dependiendo del motivo del email.

. Estructura del email: puedes saludar al principio y al final del email, algo típico de un correo uno a uno. 

. Botones (CTA): Aunque no lo parezca, el texto de tus botones puede hacer una gran diferencia. “Comprar” y “Lo quiero” pueden implicar lo mismo, pero una opción es mucho menos evidente que la otra.

. Y lo más obvio: Puedes invitar a tus suscriptores a que muevan tus envíos a la bandeja principal (en la mayoría de los clientes de email sólo deberán arrastrar tu email hasta allí). “¡Asegúrate de no perderte ninguna novedad! ¡Mueve nuestros correos a tu bandeja principal!”.

Recuerda lo más importante: Si tus suscriptores están interesados en tus campañas y les ofreces contenido de calidad (sumado a las recomendaciones que te hemos dado), ellos se encargarán de que tengas excelentes resultados.  

¿Qué más puedo hacer?
Atrae nuevos suscriptores y haz crecer tus listas sumando contactos de calidad con formularios de suscripción. Crea y personaliza el tuyo:
¿Cómo crear un formulario?

¿Encontró su respuesta?